Lost in Translation: Consejos para disfrutar de los programas de televisión y las películas en su lengua materna

Carolina

Carolina

Carolina, residente en Argentina, es una cinéfila hasta la médula. No disfruta nada más que ver la última serie de Netflix y es una gran fan de su línea 'Originals'. Su película favorita es Frozen y es una gran fan de The Good Place & The Dragon Prince.

En 2020, poco antes de que el mundo se paralizara a causa de la pandemia, la película surcoreana Parásitos hizo historia en los Oscar al ganar en la categoría de Mejor Película.

Parásitos fue la primera película en lengua extranjera en ganar un Oscar en esta categoría, y abrió la caja de Pandora del  debate ancestral de «subtítulos vs doblaje«.

Tras ganar el Globo de Oro a la Mejor Película en Lengua Extranjera, el director de Parásitos, Bong Joon-Ho, dijo en su discurso de aceptación que «una vez superada la barrera de una pulgada de altura de los subtítulos, se conocen muchas más películas asombrosas».

Y déjame decirte que tiene razón.

Una vez que te acostumbres a leer subtítulos, probablemente no vuelvas a ver películas o programas de televisión doblados.

La razón es que cualquier medio de comunicación en su idioma original proporciona una experiencia integral incluso cuando no se entiende dicho idioma.

Cuando viajas al extranjero, te sumerges en la lengua materna del país, y no tienes doblajes ni subtítulos que te ayuden. Ver una película o un programa de televisión extranjeros es como un viaje en el que durante dos horas se experimenta una cultura totalmente nueva.

Como persona que vive en un país de habla no inglesa, ver películas y programas de televisión en idiomas extranjeros es lo normal para mí. Por eso, a través de este artículo, voy a darte algunos consejos para que disfrutes de los programas de televisión y las películas en su lengua materna.

Además, voy a mostrarte cómo se hacen el doblaje y los subtítulos, con algunas opiniones privilegiadas gracias a mi experiencia como traductora.

Perdámonos juntos en la traducción y empecemos a disfrutar como nunca de nuevas películas y programas de televisión.

1. La guerra «subtítulos vs doblaje»

Dos hombres en un estudio haciendo doblaje y subtítulos.

Antes de sumergirme en las aguas de las películas extranjaras y cómo disfrutarlas en su lengua materna, voy a explicar la guerra de subtítulos vs doblaje.

En primer lugar, esto no es nuevo. Estos puntos de vista opuestos han existido desde que se creó el cine sonoro.

1.1. Un poco de historia

Desde los inicios del cine, Hollywood ha sido el principal productor cinematográfico, exportando películas a todo el mundo.

En la época del cine mudo, era fácil traducir una película. Al no haber diálogos, las únicas partes traducibles eran los intertítulos, que consistían en cuadros de texto insertados entre las escenas para cumplir distintas funciones.

A veces, los intertítulos ofrecían diálogos, mientras que otras realzaban la narración mostrando información adicional.

Ejemplo de intertítulo

Un ejemplo de intertítulos.

Los intertítulos eran fáciles de traducir a cualquier lengua extranjera porque sólo había que sustituir las tarjetas por el texto traducido. Puede considerarse el primer caso de subtítulos.

Sin embargo, cuando aparecieron las películas sonoras en 1920, los intertítulos dejaron de utilizarse. Ahora, el público extranjero podía oír a los actores, pero lamentablemente no entendía lo que decían.

Se intentaron un par de soluciones, como rodar la película en diferentes idiomas, que era muy costoso y requería mucho tiempo.

También se pensó en el doblaje, con una sola persona hablando en sincronía con los personajes de la película. Este método también era complicado y caro.

Así que los productores recuperaron los intertítulos, pero en lugar de ser tarjetas entre las escenas, colocaron el texto en el marco, comúnmente en la parte inferior, por eso se llaman subtítulos.

1.2. El doblaje como forma de nacionalismo

Cuando surgieron las dictaduras en Europa en forma de fascismo en Italia bajo el régimen de Mussolini, el nazismo en Alemania con Hitler y el régimen autoritario de Franco en España, los doblajes fueron la única forma de que las películas estadounidenses pudieran estrenarse en estos países.

Las razones que expresaron estos gobiernos fueron un fuerte sentimiento nacionalista y la protección de sus lenguas nativas. Sin embargo, el verdadero propósito del doblaje bajo estos regímenes era la censura y la manipulación de los contenidos.

1.3. Actualidad

Con el tiempo, la guerra de subtítulos vs doblaje se convirtió en algo ideológico, creando estereotipos como que la gente a la que le gustan los subtítulos son esnobs y la gente que prefiere los doblajes es perezosa para leer o racista.

Desde que el cine anglosajón es moneda corriente en todo el mundo, gracias al dominio del mercado por Hollywood, el concepto de película extranjera cambia de un país a otro según el método de traducción preferido.

Los países europeos, donde el fascismo en sus múltiples formas gobernó en el pasado, siguen manteniendo el doblaje como método principal de traducción de películas y programas de televisión. El público estadounidense está acostumbrado a consumir sus propias películas, y desconfía de ver películas extranjeras con subtítulos.

Los países latinoamericanos consumen ambos métodos, con una fuerte cultura de subtítulos según el país.

Varios países europeos consumen películas y programas de televisión sólo con subtítulos.

Como puedes ver, la opción no depende directamente de las personas, sino de la cultura y las políticas de cada país.

En los años 80 y 90, cuando el anime comenzó su andadura en Occidente, gracias a los fans, todo el debate alcanzó otro nivel. Pero hablaremos de este fenómeno más adelante.

1.4. Veredicto

Incluso ahora que las plataformas de streaming han puesto a disposición del público ambos sistemas, y que ahora podría considerarse una cuestión de preferencias personales, la guerra no ha terminado.

El incidente de Parásitos, el mal subtitulado del Juego del Calamar de Netflix y muchos otros ejemplos encienden el fuego de un debate interminable.

La verdad es que los subtítulos son la única forma de disfrutar de una película o un programa de televisión en estado puro. Algunos pueden argumentar que leer un texto no permite una experiencia inmersiva, mientras que otros dicen que es pesado leer mientras se ve una película.

Todo es cuestión de formación y aprendizaje.

Sin embargo, los doblajes son necesarios en determinadas circunstancias, como poner algunos contenidos a disposición de los niños pequeños o de las personas con problemas de visión que no pueden leer bien los subtítulos.

2. La belleza de las lenguas nativas

Una imagen de las lenguas del mundo

Siempre me han apasionado los idiomas, y estoy bastante segura de que empezó gracias al cine y las series de televisión. Al vivir en un país donde la mayoría de las películas son extranjeras, y con una escasa producción nacional, he estado expuesta desde niña a escuchar una lengua distinta de la mía.

Cuando descubrí el anime, me enamoré inmediatamente del sonido de la lengua japonesa. Hasta hoy, considero el japonés mi lengua favorita.

Por supuesto, lo he estudiado durante siete años y, aunque no tengo fluidez nativa, he alcanzado mi objetivo de ver películas y programas de televisión japoneses casi sin ayuda de subtítulos.

Cuando ves una película o un programa de televisión en su lengua materna, lo disfrutas tal y como fue concebido. Aunque no entiendas ni una palabra de lo que dicen los personajes, estará recibiendo sentimientos, tonos y expresiones que son puramente parte de la lengua y la cultura de donde se hizo la película.

Analicemos algunas de las ventajas de ver películas y series en su idioma original.

2.1. Resonancia emocional

Cuando comenzó el cine sonoro hace un siglo, uno de los cambios significativos, además del sonido en sí, fue la posibilidad de transmitir emociones a través de los diálogos.

En la época del cine mudo, los actores recurrían a la sobreactuación física para transmitir emociones y sentimientos.

La voz conforma el 90% de la actuación, y a través de diferentes tonos, matices, volumen, etc., puedes saber si alguien está enfadado, triste, contento o contando un chiste, aunque no entiendas lo que dice.

Las emociones humanas son universales.

Cuando se ve una película o un programa de televisión en su idioma original, se experimenta toda la actuación que en la mayoría de los casos un doblaje destruye. Además, aprendes a identificar las distintas emociones en otros idiomas y cómo se expresan.

Como estás escuchando y observando, puedes recuperar todo lo que te pierdas del sonido en las señas del lenguaje corporal y el entorno.

2.2. Autenticidad

Una película en su lengua original es garantía de autenticidad. No es sólo una cuestión de sonido, sino también de respeto a la fuente: guión y dirección.

Los subtítulos son el método más fiel para traducir contenidos audiovisuales. Incluso cuando los mismos tienden a economizar ideas y texto, pueden resumir fielmente lo que dicen los personajes.

Cuando se ve una película doblada, esta autenticidad se pierde en diferentes grados. Aunque la traducción del doblaje intente ser fiel, siempre habrá cambios por motivos de sincronización, tiempo, etc.

Además, a veces los cambios tienen una intención oculta, como la censura o la manipulación.

Por eso, si quieres vivir una película o un programa de televisión de la forma más pura posible, lo mejor es verlo en su idioma original. No sólo vas a escuchar a los actores de verdad, sino también a acceder a toda la obra tal y como fue concebida.

En contra de la opinión popular, ver una película extranjera con subtítulos es la experiencia más envolvente.

2.3. Apreciar la diversidad lingüística

Cuando uno está expuesto a diferentes lenguas a través de películas y programas de televisión, aprende a apreciar la diversidad lingüística.

Además, te acostumbras a distinguir entre lenguas, incluso sin tener un conocimiento profundo.

Por ejemplo, no hablo francés, italiano ni coreano, pero gracias a las películas y programas de televisión de estos países, puedo identificar los idiomas e incluso conocer algunas expresiones y frases cortas.

3. Errores comunes del doblaje

Una ilustración que muestra material relacionado con el doblaje

Como mencioné brevemente en una sección anterior, el doblaje tiene un origen oscuro. Sin embargo, hoy en día es un método de traducción válido para los contenidos audiovisuales. Pero conlleva varios escollos en lo que respecta a la traducción y a la forma en que el público experimenta una película o un programa de televisión.

3.1. Matices perdidos

Traducir no es un trabajo fácil, y cuando se trata de doblar, la dificultad es aún mayor. Incluso cuando el doblaje puede ser fiel a la fuente hasta cierto punto, en el proceso se pierden varios tipos de matices.

Diferentes matices de significado, expresiones que no tienen una forma igual en la lengua de llegada, etc.

Sin embargo, el tipo de matices que se pierden totalmente en una película doblada son los relacionados con el sonido, como los tonos de voz, las pronunciaciones, los dialectos e incluso los sentimientos y emociones que se transmiten a través de los diálogos y que se arruinan con un mal doblaje.

El humor, los juegos de palabras y los chistes son otros casos difíciles de traducir correctamente en un doblaje y, la mayoría de las veces, se pierden debido a la adaptación.

3.2. Actuaciones de voz desajustadas

Este es otro escollo muy común en el doblaje. El desajuste puede deberse a que el actor de doblaje no se adapte al personaje o al actor al que dobla. Hay montones de ejemplos de voces molestas que han acabado arruinando a grandes personajes.

Esto también se relaciona con una mala actuación. Un mal doblaje arruina la actuación del actor original.

Además, una mala elección de un actor de doblaje puede llevar a tergiversar la edad, el sexo o la personalidad de un personaje. A veces esto puede hacerse a propósito con la censura como objetivo.

En los años 90, el anime Sailor Moon fue masacrado en el doblaje americano, y uno de los grandes cambios fue dar voz femenina a un personaje gay masculino, con la intención de borrar el contenido LGBT y hacerlo «apto» para niños.

Todo esto puede dar lugar a una mala experiencia al ver una película o un programa de televisión extranjeros.

3.3. Cuestiones de tiempo y ritmo

Como ya he dicho, el doblaje es complicado, y una de las partes más difíciles es la sincronización y el ritmo.

El timing es la duración de cada línea de diálogo y, dependiendo de la lengua de origen y la de destino, puede resultar complicado.

¿Por qué?

Por ejemplo, los diálogos en inglés suelen ser más cortos que en español, por lo que cuando una película anglosajona se dobla al español, los traductores deben reducir la cantidad de palabras o utilizar otras similares para expresar la misma idea.

Además, hay que añadir la cuestión de la sincronización labial, por lo que, a veces, en la traducción se utilizan palabras que coinciden con el movimiento de la boca del actor en la pantalla.

¿Qué significa esto?

Esas palabras no siempre son fieles a lo que el actor dice en su lengua materna.

Aunque los subtítulos también buscan la economía de palabras en aras del tiempo, las ideas se mantienen fieles al guión original y no requieren cambios tan radicales.

El ritmo es otra cuestión, porque se trata de la velocidad del discurso.

Esto es muy importante y, al mismo tiempo, difícil. A veces por una cuestión de timing, como ya he dicho, no se puede respetar el ritmo del original, por lo que el actor de doblaje debe hablar deprisa o despacio, lo que puede llevar a que no se entienda del todo.

Además, el ritmo puede ser crucial para enganchar al público a la historia.

3.4. El doblaje como herramienta de censura o alteración de la fuente

El doblaje tiene un origen y una fama oscuros, ya que era el método de traducción obligatorio en los países europeos con regímenes fascistas.

Aunque la razón detrás de esta elección era el nacionalismo y la preservación de la lengua nativa, la verdadera intención era la censura y la manipulación del contenido.

En la España franquista había un comité encargado de aprobar las películas extranjeras y, por supuesto, de censurar y manipular diálogos y escenas. Este comité estaba formado por militares y sacerdotes que se ocupaban de todo lo que pudiera perjudicar sus intereses.

Sin embargo, esta práctica seguía viva en los años 80 y 90 en Estados Unidos, Europa y algunos países latinoamericanos, con producciones asiáticas como objetivo, como el anime, los programas de televisión y las películas coreanas y japonesas.

Pero para entender bien por qué ha sucedido esto, analicemos algunos detalles en las siguientes secciones.

4. Cómo el doblaje y el subtitulado dominan el mundo

Un gran globo terráqueo en el centro, con varios países resaltados. De cada país salen flujos visuales que representan películas y programas de televisión doblados y subtitulados.

Veamos cómo se distribuyen el doblaje y el subtitulado en el mundo.

4.1. El reino del doblaje

Alemania y los países germanófonos son el reino del doblaje. Este es el método tradicional de traducción de películas en estos países, lo que convierte al mercado germanófono del doblaje en el mayor de Europa.

Esta práctica que se instaló antes de la Segunda Guerra Mundial sigue siendo la predeterminada, y los subtítulos no se aceptan en absoluto.

Sin embargo, esta corona es compartida con otros países. Italia y España también doblan sistemáticamente todas las películas y programas de televisión extranjeros. Al igual que Alemania, lo heredaron de sus regímenes anteriores y se ha convertido en la norma hasta hoy.

Otros países donde el doblaje es la norma son China e India.

En China, la razón es el régimen comunista dictatorial que controla todo lo que viene del exterior. Así que, además del doblaje, las películas extranjeras están sometidas a una fuerte censura y manipulación de contenidos.

India es un caso diferente. Un país enorme con diferentes lenguas y dialectos.

El doblaje de películas extranjeras se hace en tres lenguas indias: hindi, tamil y telugu. El doblaje no es habitual en otras lenguas como el bengalí o el malayalam debido a la alta tasa de alfabetización de la población que las habla.

¿Le interesa el cine indio? Nuestra guía ‘
De Bollywood a Nollywood: El auge de lo que no es Hollywood
‘ cubre todo lo que quieres saber.

4.2. EE.UU. y el miedo a los subtítulos

Estados Unidos es un caso especial.

La mayoría de los premios importantes, como los Oscar y los Globos de Oro, incluyen en sus categorías de nominación películas en lengua extranjera. Sin embargo, estas películas tienen poca exposición, aparte de festivales de cine o estrenos limitados. En su mayoría están relegadas a los servicios de streaming.

Una de las razones es la falta de interés del público estadounidense por consumir medios subtitulados. La mayoría de estas películas las distribuyen empresas independientes que no pueden invertir en un proceso costoso como el doblaje, por lo que esto acaba siendo el cuento de nunca acabar.

La falta de interés por los medios subtitulados conduce a una falta de distribución de películas extranjeras.

La guerra entre los subtítulos y los doblajes es legendaria en Estados Unidos, y si te gusta el anime, sabes de lo que hablo.

Exploraremos este tema más adelante.

El sitio web Statista realizó una investigación en 2020, después del lanzamiento de Parásitos, y los resultados fueron interesantes.

La investigación trataba sobre las preferencias de películas extranjeras subtituladas o dobladas en el público adulto de EE.UU. según su etnia:

El resultado global fue que el 59% de los adultos estadounidenses prefieren ver las películas extranjeras dobladas en lugar de subtituladas.

Sin embargo, esta cifra era bastante diferente entre los adultos hispanos encuestados, donde el 57% afirmaba preferir ver contenido extranjero subtitulado.

Además, cabe señalar que los hispanos eran más propensos a conocer más de un idioma, lo que les hacía más receptivos a las películas extranjeras en su lengua original.

Sin embargo, últimamente en Estados Unidos ha aumentado la popularidad de los subtítulos. Las nuevas generaciones prefieren ver vídeos de TikTok y YouTube con subtítulos, aunque estén en el mismo idioma.

Esta tendencia se debe a que los jóvenes tienen nuevos hábitos de consumo, como ver contenido en cualquier dispositivo en público. Para ello, ver con subtítulos les permite mantener el volumen bajo o silenciado, o entender mejor en un entorno ruidoso.

Aunque se trata de subtítulos en inglés para contenidos angloparlantes, en el futuro podría ser una buena señal para abrir el resto de idiomas a un nuevo público formado en la lectura mientras ve una película o un vídeo.

El sitio web Preply realizó una encuesta sobre el uso de subtítulos en Estados Unidos con resultados realmente interesantes.

4.3. Los subtítulos mandan

Hay varios países donde los subtítulos son la norma y el doblaje es sólo para películas infantiles y programas de televisión.

Los Países Bajos y los países nórdicos consumen todos los medios extranjeros subtitulados, con doblaje sólo para los contenidos infantiles.

Algo similar ocurre en Japón, los países de habla árabe e Israel.

4.4. América Latina y el control de los medios de comunicación

América Latina es un caso complejo. Hace diez años, los subtítulos dominaban las películas que se estrenaban en el cine y en las cadenas de cable. El doblaje era sólo para la televisión de aire y las películas infantiles.

Esto también se aplicaba a Brasil, aunque hablan portugués en lugar de español.

Sin embargo, hace unos diez años, algunas normativas procedentes de distintos países, combinadas con las decisiones de los grandes medios de comunicación, cambiaron drásticamente este escenario.

Actualmente, la mayoría de las grandes cadenas de cable ofrecen sus contenidos doblados con la excusa de que se puede utilizar SAP (Secon Audio Program). Pero esta opción sólo está disponible en los paquetes digitales y funciona en los televisores nuevos.

Sólo para aclarar, América Latina tiene un alto índice de televisores CRT en uso debido al coste de la nueva tecnología. Así, los que prefieren los subtítulos pero no pueden permitirse un televisor nuevo o pagar los caros paquetes digitales de alta definición se quedan sin opciones.

En cuanto a las películas que se estrenan en los cines, por ejemplo en mi país, Argentina, hay una norma que exige que se estrenen copias iguales, dobladas y subtituladas.

Como puedes imaginar, la igualdad sólo se queda en las palabras, porque las copias dobladas siempre están más disponibles que las subtituladas. Dependiendo de la cadena de cines y del tipo de público que tengan en mente como objetivo, las copias subtituladas son inexistentes.

Pero la cuestión aquí es, ¿representa esto las preferencias de la gente? No.

Cuando Warner Channel LatAm decidió de un día para otro emitir sus contenidos sólo doblados, las quejas de la audiencia no se hicieron esperar. La respuesta de Warner fue: «¡Esto lo ha pedido la gente!», pero nosotros, como público, les respondimos: «¿Quién?».

Con las películas en los cines la situación es algo similar, y cuando se estrenan éxitos de taquilla, las proyecciones subtituladas son las primeras en agotarse.

La excusa de la igualdad es sólo eso, una excusa. Estoy a favor de una igualdad real en la que podamos tener la libertad de elegir cómo ver nuestro contenido de verdad.

4.5. ¿Es la IA el futuro del doblaje?

Flawless AI, una startup pionera, está revolucionando la forma en que los espectadores experimentan las películas dobladas.

Cofundada por el director de cine Scott Mann, la empresa aborda un problema común en la industria cinematográfica: la molesta falta de correspondencia entre los movimientos de la boca de un actor y el diálogo doblado.

El doblaje tradicional suele perturbar la experiencia visual, ya que los movimientos de los labios de los actores no coinciden con las palabras pronunciadas en los distintos idiomas. La innovadora solución de Flawless AI estudia y reproduce meticulosamente estos movimientos, garantizando una sincronización perfecta con el audio doblado.

Esta tecnología no sólo mejora el realismo de las películas en lengua extranjera, sino que también promete hacer más envolvente e integradora la industria cinematográfica mundial.

Mann, impulsado por su insatisfacción con los métodos de doblaje existentes, imagina un futuro en el que las películas sean más accesibles y atractivas para el público internacional.

Actualmente, Flawless AI colabora con varios productores y estudios para integrar esta tecnología en sus procesos de posproducción. La más famosa recientemente es la película de Netflix, Fall.

La tecnología que sustenta Flawless AI se basa en investigaciones avanzadas, entre ellas un libro blanco de Christian Theobolt, del Instituto Max Planck de Informática.

Gracias al aprendizaje automático, la IA es capaz de reconocer e imitar con precisión la pronunciación humana y los movimientos de la boca.

Más allá de su brillantez técnica, Flawless AI aspira a tener un profundo impacto cultural, eliminando potencialmente la necesidad de categorías en lengua extranjera en las galas de premios y fomentando así una industria cinematográfica más unificada e inclusiva.

5. El fenómeno del anime

un colorido collage con elementos icónicos del anime: característicos diseños de personajes con ojos grandes y expresivos y expresiones faciales exageradas, escenas de géneros populares como el mecha, la fantasía y la vida escolar, y una mezcla de escenarios tradicionales y futuristas.

No podemos negar que el anime ha sido un fenómeno social y cultural mundial desde que se hizo masivo en el mundo occidental.

5.1. Los inicios y la evolución

Mucho antes de que el anime se convirtiera en un producto masivo, pertenecía a un nicho de culto ávido de más contenidos y fascinado por la cultura y la lengua japonesas. Ya he pasado por eso.

En los años 80 y 90, la distribución legal de anime era casi inexistente, y sólo unas pocas series se distribuían por televisión, la mayoría de ellas mal dobladas. Esta situación era común en todo el mundo.

A finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, el auge de la distribución de DVD puso el anime a disposición de un público más amplio, y se adquirieron más licencias. Esto también supuso el descubrimiento legal del anime en su idioma original con subtítulos.

Sin embargo, los fans acérrimos ya estaban acostumbrados a ello, gracias a los fansubs y a la distribución online, que, por supuesto, no era tan legal.

Algo interesante a destacar es que los fansubs contribuyeron a la difusión de películas y series japonesas que de otro modo no se habrían conocido, creando un fandom lo suficientemente fuerte como para seguir creciendo hasta llamar la atención de las compañías japonesas.

Fue un momento crucial porque, después de unos 15 años de que un público mundial aprendiera la lengua japonesa y se sumergiera en la cultura nipona gracias a la explosión del anime, las compañías japonesas de anime se dieron cuenta de que había un público extranjero para sus productos.

En la actualidad, el anime está disponible en casi todos los servicios de streaming, incluido Disney+.

5.2. La guerra subtítulos vs doblaje: la versión anime

El fandom de anime es donde la guerra de subtítulos vs doblaje ha sido más activa y extremista.

Con fans puristas cuya principal salida han sido los fansubs con una clara preferencia por los subtítulos, y fans que primero se acostumbraron a la distribución en DVD y a la televisión por cable, y luego al streaming, prefiriendo las versiones dobladas.

Lo cierto es que el anime subtitulado ha abierto la puerta a muchas personas a aprender un idioma tan complejo como el japonés, y a muchas de ellas les ha cambiado la vida gracias a oportunidades como becas y trabajos en el extranjero.

Muchos de mis amigos viven actualmente en Japón, con trabajos increíbles en diseño, traducción o desarrollo de video juegos, y todo empezó porque queríamos ver el anime de Sailor Moon en su idioma original.

Un buen ejemplo de las diferencias entre el doblaje y los subs puede verse aquí:

El anime y los contenidos animados no tienen problemas de sincronización labial, por lo que son algo mejores que las películas reales.

¿Qué te parece?

¿Es mejor el audio original japonés con subtítulos que la versión doblada? Házmelo saber en la sección de comentarios.

5.3. Fansubs

Si hacemos una cronología histórica, podemos rastrear el origen de los fansubs hasta los años 70.

Sin embargo, antiguamente empezaron tal y como los conocemos ahora en los años 80. Los fansubs son traducciones de subtítulos realizadas por aficionados y nacieron debido a la falta de anime con licencia oficial en EE UU.

Por aquel entonces, las cadenas de televisión buscaban programas de animación dirigidos a los niños, pero el anime promedio era y sigue siendo para un público maduro.

Los primeros pasos de los fansubs se dieron en clubes de ciencia ficción donde se proyectaban películas de anime y algunos episodios de series de anime. La tecnología de la época era limitada y el proceso caro.

En los años 90 y principios de los 2000, antes de la era de Internet de alta velocidad, la mayor parte de los fansubs se hacía con VHS y Betamax como fuentes y se distribuía a través de CD-R o DVD-R.

Con la llegada de Internet de alta velocidad y el software de subtitulación de código abierto, todo el proceso de fansubbing se hizo más fácil y barato.

Los fansubs siguen vivos y, aunque la mayoría de las series de anime están disponibles en diferentes servicios de streaming, no todas las personas pueden permitirse pagar por ellos.

Captura de pantalla del foro MyAnimeList.

MyAnimeList: Los foros de anime están repletos de usuarios que debaten sobre las mejores fuentes de fansubs.

Además de las cuestiones legales y morales que siempre han rodeado al fansubbing, está el detalle de la calidad. Dado que este tipo de traducción no la realizan profesionales, la calidad de la traducción es a veces dudosa.

Por otro lado, los fansubbers ponen mucho trabajo, esfuerzo y energía en ofrecer al público una experiencia completa y envolvente.

¿Cómo?

Explicando los detalles culturales en las notas del traductor y respetando el uso de apellidos y sufijos, que en japonés va más allá del ámbito lingüístico y está ligado al comportamiento cultural y social.

Lamentablemente, todos estos detalles se omiten en las traducciones oficiales, tanto subtítulos como doblaje.

Es interesante señalar que, aunque los fansubs se asocian generalmente con el anime y el contenido de Asia oriental, en países como China e Italia, donde el doblaje es el único método de traducción para los contenidos extranjeros, los fansubs son también una alternativa para las películas y programas de televisión estadounidenses.

China tiene una política muy estricta en cuanto al acceso a Internet y una fuerte censura cuando se trata de contenidos audiovisuales extranjeros, debido a su gobierno comunista dictatorial.

5.4. Distribución en línea

La distribución en línea puso el fansubbing al alcance de cualquiera con conexión a Internet. Esto también cambió las reglas del juego. Porque cuanto mayor era la audiencia, más expuestos estaban.

Con semejante exposición, estaban en el punto de mira de las empresas japonesas, que veían en los fansubs una amenaza para la concesión de licencias de sus series.

Sin embargo, desde principios de la década de 2000 hasta finales de 2010, el anime con licencia no estuvo disponible en todo el mundo, por lo que en algunas regiones la única forma de acceder al anime eran los fansubs.

Además, la distribución oficial en DVD, tanto subtitulada como doblada, estaba disponible en los grandes mercados, como Estados Unidos, Australia y Europa. Los países latinoamericanos dependían del anime emitido en las cadenas de cable o de la piratería.

5.5. Servicios de streaming

La llegada de los servicios de streaming supuso otro cambio en las reglas del juego en términos generales y para el anime y el fansubbing en particular.

Crunchyroll, el servicio de streaming de anime más grande del mundo en la actualidad, tiene su origen en la distribución de contenidos de fansubs junto con algunas licencias que recogieron en su día.

Por supuesto, esto no fue visto con buenos ojos por las compañías de anime, así que Crunchyroll tuvo que eliminar todo el contenido subtitulado por fans y centrarse sólo en las licencias. En la actualidad, es propiedad de Sony y puede considerarse la mayor distribuidora de anime del mundo occidental.

Sin embargo, el streaming proporciona un vehículo para que el anime esté disponible prácticamente en todas partes. Además de Crunchyroll, las principales plataformas de streaming cuentan con una sección de anime en sus catálogos. El caso más reciente es el de Disney+ con la exclusividad de Bleach.

Netflix ha estado produciendo series de anime originales e incluso ha emitido simultáneamente con Japón algunas series.

El streaming ofrece tanto versiones subtituladas como dobladas, tratando de alguna manera de poner fin a la interminable batalla entre subtitulación y doblaje, dando al público la libertad de elegir.

5.6. Situación actual

Desde la masificación de las plataformas de streaming, los fansubs han perdido protagonismo en el ámbito del anime.

Sin embargo, siguen activos como alternativa para aquellos que no pueden permitirse pagar servicios de streaming o personas que buscan series raras o antiguas que no se pueden encontrar en ningún sitio.

La versión subtitulada del anime en las plataformas de streaming está realizada por traductores profesionales.

Esto supuestamente debe ser algo bueno, sin embargo, algunos traductores no son fans o no conocen todos los matices de la cultura popular, y el resultado final es una traducción promedio sin los detalles que los fansubbers utilizan para enriquecer la experiencia.

Sin embargo, plataformas como Crunchyroll lo saben, por lo que varios de sus traductores proceden del mundo del fansub.

Las plataformas de streaming y las empresas de entretenimiento aprendieron mucho del turbio mundo online del fansubbing porque, evidentemente, los fans buscaban algo que los estrenos oficiales no les daban.

Ahora mismo, si me preguntas qué elijo, te diré que el lanzamiento oficial en streaming. Soy una antigua fansubber, pero también soy una traductora profesional formada ahora, por lo que el apoyo a mi profesión es mi principal objetivo.

Sin embargo, no me avergüenza decir que mis primeros pasos en la traducción audiovisual fueron como fansubber, porque fue allí donde encontré mi verdadera vocación.

6. Traducción, localización y adaptación

Ilustración de elementos como diccionarios y guías lingüísticas, personas trabajando en ordenadores con programas de traducción y editando películas o audio para su localización.

La traducción de contenidos audiovisuales, ya sean subtitulados o doblados, implica un proceso complejo en el que intervienen muchas personas. Sin embargo, hay diferentes caminos dependiendo de si la película va a ser subtitulada o doblada.

6.1. Fases de la traducción

En general, hay tres instancias: traducción, localización y adaptación.

La traducción es el primer paso. El guión de la película o serie de televisión se traduce a la lengua meta. Generalmente, esta primera traducción es más o menos literal.

La localización es cuando el guión traducido se adapta a una determinada cultura, región o variante lingüística para que el producto resulte más cercano y relacionable con el público.

La adaptación se parece a la localización, pero es bastante diferente. Generalmente, la adaptación se produce cuando algo que se dice en la lengua original no tiene un significado equivalente en la meta, por lo que el traductor debe buscar algo que tenga sentido para la audiencia.

Esto ocurre a nivel cultural y no lingüístico. En estos casos, una traducción literal significa que no llegará al público porque no hay un bagaje cultural común.

Ahora que he aclarado los distintos casos de traducción, veamos cómo funciona cada método.

6.2. ¿En qué consiste el proceso de subtitulación?

El subtitulado es más fácil y barato que el doblaje porque implica menos personal y menos recursos tecnológicos.

Todo empieza con la transcripción del guión.

A veces, las distribuidoras proporcionan el guión original a las empresas de subtitulación, pero lo habitual es transcribirlo a partir del audio de la película o serie de televisión.

La transcripción la realiza una persona especializada en ello, que debe ser nativa o tener conocimientos avanzados de audición en la lengua original para transcribir no sólo los diálogos o la narración, sino cualquier otro sonido o información en pantalla importante que deba traducirse.

Una vez realizada la transcripción, el siguiente paso es la traducción.

Un traductor cualificado lo hace de forma clara y fiel al original, siguiendo además algunas normas específicas, como sólo dos líneas de texto y una cantidad concreta de caracteres por línea. También hay reglas lingüísticas, como qué tipo de palabras deben ir al final de un salto de línea.

La traducción terminada, que incluye cualquier instancia de localización o adaptación y la revisión, se envía para su codificación temporal.

La persona encargada de hacerlo debe establecer el tiempo para el comienzo y el final de cada línea de diálogo y asegurarse de que están sincronizados con el audio del vídeo.

Después, se crea el subtítulo con un software especializado donde se realiza la composición tipográfica, por ejemplo, la fuente, el tamaño, el color, los estilos, la colocación de los subtítulos, etc.

La etapa final es el control de calidad, donde se comprueba todo: la traducción, los tiempos y la composición tipográfica. Y si todo es correcto, los subtítulos se entregan al estudio o a la distribuidora.

6.3. ¿Cuál es el proceso para doblar una película o una serie?

El doblaje es un proceso más complejo que el subtitulado, con un presupuesto que puede ser 15 veces más caro.

Esta es una de las razones por las que, dependiendo del país y de la película o programa, los subs son una mejor opción.

Además de la cuestión económica, el doblaje requiere la participación de más personas y la realización de más pasos.

El comienzo es el mismo que en la subtitulación: la transcripción del guión la realiza un hablante nativo o un traductor con conocimientos avanzados de comprensión oral.

Después viene la traducción, que también incluye la localización. En el doblaje es muy común hacer una adaptación, lo que significa que ciertas partes del guión se cambian totalmente para adaptarlas a la cultura y la sensibilidad del público destinatario.

Esto ocurre a menudo con frases hechas, chistes, temas religiosos y políticos. Sin embargo, no siempre es una cuestión de sensibilidad, sino de asegurarse de que el enunciado tiene sentido para el público destinatario.

Una vez traducido el guión, comienza la búsqueda del casting de actores. Esta es una de las partes más difíciles de todo el proceso. Generalmente, este paso lo realiza la empresa de doblaje, que no está relacionada con el equipo de traducción.

Una vez completado el reparto de voces, comienza la grabación. Se trata de una etapa técnica en la que se reúnen el equipo de traducción y el de grabación, incluidos los técnicos de voz y los directores. Aquí, además de la grabación en sí, el objetivo más importante es la sincronización labial.

La etapa final es la mezcla, en la que editores y expertos en sonido mezclan el doblaje grabado con el vídeo.

7. Películas extranjeras como herramienta de aprendizaje

Un aula en la que los alumnos están viendo una película extranjera, con subtítulos en la pantalla, y tomando notas. Incluye a un profesor señalando elementos culturales y lingüísticos de la película en una pizarra.

Las películas y los programas de televisión extranjeros pueden ser una herramienta poderosa a la hora de aprender una lengua extranjera. No sólo proporcionan el material auditivo insertado en un contexto visual preciso, sino que con el uso de subtítulos se puede alcanzar un nivel de aprendizaje totalmente nuevo.

Se han realizado varios estudios sobre el uso de subtítulos como herramienta de aprendizaje. Probablemente pienses que la única forma de ver una película o un programa extranjero es en su idioma original con subtítulos en tu lengua.

Aunque ésta es la forma más común, hay otras combinaciones que pueden ayudarte a mejorar el aprendizaje de cualquier idioma.

Por ejemplo, si ya tienes conocimientos básicos o intermedios de un determinado idioma, puedes ver una película o un programa de televisión en ese idioma con subtítulos en la misma lengua. De este modo, escucharás y leerás en el mismo idioma, practicando al mismo tiempo la pronunciación y la ortografía.

Además, de esta forma, te facilita la comprensión de la gramática y la sintaxis mientras la absorbes de forma natural.

En la universidad, mientras estudiaba para traductora, nuestros profesores nos decían que la mejor manera de mejorar nuestra pronunciación y nuestra capacidad de escucha era consumir medios audiovisuales en su idioma original con subtítulos en el mismo idioma.

Te aseguro que es un método estupendo para practicar y aprender mientras disfrutas de tus series y películas favoritas.

También existe un tercer método, que implica practicar dos lenguas extranjeras al mismo tiempo, si se tiene un nivel intermedio al menos en una de ellas.

Te pongo un ejemplo: cuando estudiaba japonés, solía ver anime con audio japonés y subtítulos en inglés (mi lengua materna es el español). De este modo, aprendí mucho vocabulario y gramática japoneses, al tiempo que aumentaba mi velocidad de lectura y comprensión del inglés.

En 2011 se publicó un informe solicitado por la Comisión Europea,«Estudio sobre el uso del subtitulado: El potencial del subtitulado para fomentar el aprendizaje de lenguas extranjeras y mejorar su dominio«.

Este estudio, aunque se realizó hace más de 10 años, nunca pasa de moda. Europa es conocida por su multilingüismo y este estudio hace hincapié en el papel fundamental que desempeñan los medios audiovisuales en la difusión y el aprendizaje de idiomas.

Una de las secciones del informe muestra las cifras de una de las encuestas:

«Según los resultados de la encuesta, en los países con tradición de subtitulado, la mayoría de los encuestados afirma que su nivel lingüístico (sobre todo en inglés) se aproxima al nivel de la lengua materna, es decir, un nivel de 4 o 5 en una escala de 5, mientras que en los países con tradición de doblaje, la mayoría de los encuestados evalúa su nivel en 3 en una escala de 5.»

8. Consejos para ver películas y programas en lengua original

Ilustración de una acogedora sala de estar para ver películas y programas en su idioma original.

8.1. Apoyarse en el contexto

Si le pides a un traductor que traduzca rápidamente algo sobre la marcha, te preguntará «¿contexto?». Entender una lengua siempre tiene que ver con el contexto.

Las palabras, frases y oraciones por sí solas no pueden transmitir un significado completo si no están en un contexto concreto.

En una película o un programa de televisión, el contexto está presente tanto visual como sonoramente. Las expresiones de los personajes, el tono de voz, los escenarios e incluso la música son pistas para entender mejor la narración.

Así, si no captas todo lo que se dice, tienes herramientas en las que apoyarte para comprenderlo mejor.

8.2. Utilizar los subtítulos con eficacia

Puede que esto suene a obviedad, pero quizás no sepas que hay distintas formas de utilizar los subtítulos.

La forma estándar es con los subtítulos en tu idioma. Si tu lengua materna es el inglés, la mejor manera de ver contenidos extranjeros es con subtítulos en inglés. De este modo, te expones a una lengua extranjera mientras practicas la lectura en tu propio idioma. Lo mismo ocurre con cualquier lengua.

Pero también puedes poner los subtítulos en el mismo idioma que la película, para practicar la lectura y aprender a asociar el sonido con la forma escrita.

Otra forma útil es verla con subtítulos descriptivos en el mismo idioma que la película. Este tipo de subtítulos está dirigido a personas con deficiencias auditivas, pero como además de los diálogos incluyen descripciones de sonidos, es una gran herramienta para aprender nuevo vocabulario.

Y por último, puedes ver contenidos en tu idioma con subtítulos en tu idioma también como medio para practicar la velocidad de lectura, y también para poder ver contenidos en lugares donde no puedes escuchar nada.

En el sitio web de AI Media, dicen en un artículo que «Tanto si ves contenidos en tu propio idioma como en un idioma que estás aprendiendo, los estudios han demostrado que los subtítulos facilitan el mapeo del contenido entre sonido, significado y texto, engrasando las ruedas de la comprensión… ¡y estimulando tu cerebro!».

El artículo cita un par de estudios sobre cómo los pies de foto y los subtítulos ayudan a una mejor y completa comprensión del contenido visual.

El sitio web TurnOnTheSubtitles.org difunde la importancia que tienen los subtítulos para los niños cuando están aprendiendo a leer.

En su página de inicio, afirman: «Activar los subtítulos mientras los niños ven la televisión puede duplicar las posibilidades de que un niño aprenda a leer bien. Es tan sencillo y puede ayudar tanto a la alfabetización de los niños que queremos gritarlo a los cuatro vientos».

8.3. Aprender frases básicas

Aprender frases básicas puede ser útil para empezar a identificar palabras en situaciones concretas. Frases como saludos, intercambios cordiales, etc., son útiles no sólo para ver películas, sino también como conocimiento general en caso de tener que viajar.

Además, aprender estas frases básicas es una forma estupenda de mejorar la experiencia de visionado. No hay nada más gratificante que entender frases y palabras en un idioma extranjero.

8.4. Pausa y rebobinado

Si te has perdido alguna frase o una línea de los subtítulos, o no has entendido algo porque los subtítulos iban demasiado rápido, siempre puedes pausar y rebobinar. Quizá te lleve más tiempo verlo, pero te asegura que lo entiendes todo.

8.5. Investigación cultural

Puedes hacer una investigación cultural antes de ver una película, para tener una idea general del país y la cultura donde se hizo. Y, por supuesto, después de verlo, es aconsejable investigar para captar todos los detalles que puedas haberte perdido.

También es buena idea investigar sobre el equipo de la película para conocer sus otras obras, lo populares que son en su país de origen y el impacto que tienen en su cultura popular.

8.6. Ver con amigos bilingües

Ver películas extranjeras con amigos bilingües es una gran experiencia. Recuerdo cuando veía dramas japoneses con mis amigos japoneses, y ellos me explicaban todos esos pequeños detalles que para una persona extranjera como yo a veces no tenían sentido.

Además, pueden explicarte fácilmente cualquier cosa relacionada con el idioma y puedes mantener un intercambio con ellos sobre la marcha.

No sólo es una gran idea para conocer mejor el trasfondo de una película o un programa de televisión, sino también para practicar el idioma que estás aprendiendo.

9. Herramientas y recursos complementarios

Mujer con rebeca amarilla utilizando aplicaciones para aprender idiomas en su tableta.

9.1. Aplicaciones para aprender idiomas

Cuando estás en el viaje de aprender un nuevo idioma, la tecnología puede ser un gran aliado. Las aplicaciones para aprender idiomas han revolucionado el departamento de adquisición de lenguas extranjeras durante décadas.

Los hay de todas las formas y colores, y se centran en distintos aspectos del aprendizaje de idiomas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas aplicaciones no sustituyen la experiencia inmersiva de tomar clases en persona, hablar con hablantes nativos o ver películas y programas de televisión.

Una revisión realizada por la Universidad de Columbia en EE.UU. reconoce la importancia de las apps para aprender idiomas, pero también señala sus escollos: «las apps tienden a enseñar vocabulario en unidades aisladas en lugar de en contextos relevantes; en segundo lugar, las apps se adaptan mínimamente a las habilidades de cada alumno; y en tercer lugar, las apps rara vez ofrecen a los alumnos un feedback correctivo explicativo».

Entonces, ¿son prácticas? Por supuesto, pero sólo como compañeras para ayudarte en el proceso de aprendizaje, no como la única forma de hacerlo.

Una de las aplicaciones más populares para aprender idiomas es Duolingo, que engancha por su mecanismo de juego.

Sin embargo, debes tener en cuenta un par de cosas: funciona bien aprender vocabulario y frases comunes y tener un acercamiento a un idioma que te interesa. Además, hay que ser constante con el uso, de lo contrario, es muy fácil perder la noción de lo aprendido.

Por si quieres saber qué otras apps para aprender idiomas hay disponibles, la revista Condé Nast Traveler hizo una selección de las mejores apps para aprender idiomas, ¡y no podría estar más de acuerdo!

9.2. Subtítulos anotados

Los subtítulos anotados no son tan conocidos como los subtítulos normales, pero resultan útiles a la hora de comprender mejor un vídeo en un idioma extranjero.

Las anotaciones son muy comunes en los vídeos de YouTube, son efectos textuales que se añaden al vídeo. Su función es explicar lo que ocurre, lo que se dice o se canta.

Además de su objetivo original, los subtítulos anotados son útiles para que los hablantes extranjeros capten más contexto o entiendan chistes o letras de canciones, porque se muestran como parte del diseño del vídeo.

9.3. Foros de espectadores

En la era de las redes sociales, los foros parecen ser algo del pasado. Sin embargo, siguen existiendo y son una excelente opción para intercambiar y conocer gente nueva con aficiones y gustos comunes.

La principal diferencia con las redes sociales es que los foros se centran en un tema, afición o hobby, por lo que puedes unirte a un foro sobre películas extranjeras o determinados programas de televisión. Puedes debatir sobre contenidos y, según el idioma del foro, practicar tus habilidades de redacción.

10. Mi experiencia viendo películas y programas de televisión extranjeros

Vista trasera de una mujer apuntando un mando a distancia a un televisor.

10.1. Mis primeras experiencias

Mi primera película subtitulada en el cine fue una comedia francesa, Trois hommes et un couffin, que dos años más tarde fue adaptada por Hollywood como Tres hombres y un bebé, protagonizada por Tom Selleck, Steve Guttenberg y Ted Danson.

Tenía 8 años y mi madre me llevó porque le encantaban las películas francesas.

Al año siguiente, le pedí que me llevara a ver una película de King Kong con subtítulos. Crecí en los 80, cuando las películas subtituladas sólo se proyectaban en los cines, y en la televisión sólo se doblaban.

Cuando mi padre compró una grabadora de vídeo, empecé a ver muchas películas subtituladas, lo que me sirvió de gran práctica para mi velocidad de lectura y mi exposición al inglés y a otros idiomas.

10.2. Las películas sirven como herramienta de aprendizaje

Una vez que mi cerebro se acostumbró a leer y comprender mientras prestaba atención a toda la acción de la pantalla, ya no pude volver a los doblajes, excepto en las películas de animación.

Aprendí inglés de forma autodidacta, sin ninguna enseñanza formal. Mis tutores de inglés fueron las películas, los programas de televisión, la música, los cómics, los libros de Harry Potter y, por supuesto, un buen diccionario.

Cuando tuve la confianza suficiente, me atreví a leer libros más complicados.

Cuando el anime me hizo querer aprender japonés, veía anime con subtítulos en inglés. Estaba procesando dos lenguas extranjeras al mismo tiempo. El anime también me hizo descubrir lo que más tarde se convertiría en mi verdadera vocación: ser traductora multimedia.

¿Mis primeros pasos? Fansubbing.

Así que, cuando decidí estudiar para ser traductora de inglés, aprobé el examen de admisión en la universidad con una nota alta, y toda mi formación consistió básicamente en películas y programas de televisión.

Sé que el doblaje es necesario en algunas circunstancias, como las personas con problemas de visión que no pueden leer los subtítulos o los niños. Pero ver películas extranjeras en su lengua materna es una puerta abierta no sólo a otra cultura e idioma, sino también a oportunidades.

No sabes cómo un idioma puede despertar tu curiosidad y a qué tipo de camino puede llevarte esta curiosidad.

10.3. Mi mejor consejo

Conozco a gente que se niega a ver películas extranjeras por culpa de los subtítulos. Su argumento es que no pueden disfrutar de toda la acción si tienen que leer en la parte inferior de la pantalla.

Otras personas me han dicho que no les gusta escuchar un idioma que no entienden, así que prefieren verlo todo doblado.

Puedo empatizar con las personas que realmente tienen un problema, como una persona con problemas de visión, ancianos, niños pequeños o cualquier otra cuestión que les impida leer correctamente a gran velocidad.

Pero si tu única excusa es no disfrutar de la imagen completa, o no te gusta oír otro idioma que no sea el tuyo, puede que no te guste lo que pienso.

He aquí una lista con mis consejos para disfrutar de películas y programas de televisión en lenguas extranjeras:

Práctica.

Si no estás acostumbrado a ver películas con subtítulos, tienes que practicar. ¿Cómo? ¡Viendo todo con subtítulos!

Sí, incluso contenidos en tu idioma. Leer a un ritmo rápido es posible, y sólo es cuestión de hacerlo con regularidad. Una vez que tu cerebro se acostumbre, disfrutarás de toda la acción y de la lectura sin darte cuenta.

Empieza por los programas de televisión.

Tal vez una película podría ser desalentadora al principio, porque hay que estar leyendo los subtitulos durante dos horas. Pero si empiezas a ver programas de televisión con una duración media por episodio de 20 o 30 minutos, te resultará más fácil seguirlos.

Además, las series de televisión tienen el factor gancho, y puedes acabar dándote un atracón de una serie entera sin darte cuenta.

Elige películas y programas de televisión de países e idiomas que te interesen.

Puede parecer una obviedad, pero si eres nuevo en esto de ver películas extranjeras, lo mejor es que empieces por algo que ya conozcas o con lo que te sientas cómodo.

Cuando empecé a consumir entretenimiento asiático, mi primer paso fue el contenido japonés porque ya estaba familiarizado con el anime. Sin embargo, una vez que me acostumbré, di el salto a películas y programas de televisión surcoreanos, chinos y tailandeses.

11. Series de TV

Echemos un vistazo a un puñado de series internacionales que se pueden encontrar actualmente en las plataformas de streaming y que merecen un maratón por su valor de entretenimiento y su diversidad lingüística.

Juego del calamar (Ojing-eo geim – Corea del Sur)

Esta serie surcoreana de 10 episodios está disponible en Netflix en todo el mundo.

¿La premisa? 456 concursantes aceptan formar parte de un juego de supervivencia basado en juegos infantiles para ganar 45.600 millones de wones y salir de la pobreza. Sin embargo, los juegos no son tan inocentes y todo el evento se convierte en una batalla mortal por la supervivencia.

Juegos sagrados (India)

Este thriller es la primera serie de televisión india producida para Netflix. Con una duración total de 16 episodios, Juegos Sagrados sigue a un agente de policía que recibe una críptica advertencia de un miembro de la mafia y ahora se ve envuelto en una carrera para salvar Bombay de un desastre.

Puedes encontrar Juegos sagrados en Netflix en todo el mundo.

El Encargado (Argentina)

El idioma español tiene 32 variantes, la que se habla en Argentina es única. No lo digo porque sea argentina, pero si nos escuchas hablar no identificarás los rasgos comunes del español estándar.

Así que, El encargado, es una forma estupenda de experimentar la variante argentina antes de visitar Buenos Aires. La serie sigue a Eliseo, el encargado de un edificio de apartamentos de lujo en Buenos Aires, que utiliza sus conocimientos y acceso para manipular las vidas de los habitantes del edificio.

Esta serie está disponible en Disney+ en determinados países.

Dark (Alemania)

Esta serie de televisión alemana consta de 3 temporadas y un total de 26 episodios.

Ambientada en una ciudad alemana, la serie sigue a una familia a través de los años con elementos sobrenaturales, donde tras la desaparición de dos niños, la relación entre cuatro familias queda al descubierto.

La serie está disponible en todo el mundo en Netflix.

Lupin (Francia)

Una versión moderna del personaje clásico francés Arsène Lupin, un delincuente de guante blanco y maestro del disfraz. La serie tiene tres temporadas y un total de 17 episodios.

Está disponible en Netflix en todo el mundo.

Beforeigners (Noruega)

Esta serie noruega producida para HBO Max Nordic es una sorprendente mezcla de ciencia ficción, acción y drama.

Con dos temporadas y 12 episodios en total, Beforeigners está ambientada en un futuro cercano en el que suceden fenómenos extraños. Uno de estos acontecimientos incluye a personas de distintas épocas que aparecen en la actualidad.

El Makanai: Cocinando para la casa de las Maiko (Maiko-san chi no makanai-san – Japón)

Basada en el manga del mismo nombre, es la primera serie de televisión para Netflix dirigida por el aclamado director japonés Hirokazu Kore-Eda (Afterlife, Shoplifters).

La historia sigue a dos amigas que deciden ir a Kioto para hacer carrera como maiko, aprendiz de geisha. Sin embargo, una de ellas tomará un camino diferente y encontrará su verdadera vocación en la cocina.

Esta serie está disponible en Netflix en todo el mundo.

Luna Negra (Luna Nera – Italia)

Ambientada en el siglo XVII en Italia, un grupo de mujeres es sospechoso de brujería y es perseguido por un grupo que se hace llamar los Benandanti.

La serie consta de 6 episodios y está disponible en Netflix en todo el mundo.

Spectros (Brasil)

Una buena forma de acercarse al portugués de Brasil es con esta serie que combina lo mejor del folclore brasileño con historias de fantasmas japoneses. Y quizá te preguntes qué tienen que ver los japoneses en todo esto.

Bueno, Brasil tiene la mayor población japonesa fuera de Japón, y se encuentran sobre todo en el distrito de Liberdade, en la ciudad de Sao Paulo.

Esta serie está ambientada en Liberdade y sigue a un grupo de adolescentes que se ven en medio de un conflicto entre fantasmas japoneses y brujería brasileña.

He estado en Sao Paulo, y créanme, Liberdade es como un trocito de Japón en el corazón de Brasil. Puedes ver Spectros en Netflix en todo el mundo.

Nuestra historia (Bizim Hikaye – Turquía)

Se trata de la adaptación turca del drama británico Shameless. La serie tiene dos temporadas y 70 episodios con una duración media de 90 minutos cada uno.

La historia gira en torno a una adolescente que se hace cargo de sus cinco hermanos después de que su madre los abandonara y su padre se volviera alcohólico.

Nuestra historia está disponible en Disney+ en algunos países.

12. Películas

En esta lista, he reunido diez películas de diferentes países. Mezcla de géneros, lo importante aquí es captar las culturas donde se hicieron y disfrutar de la diversidad lingüística.

Parásitos (Gisaengchung – 2019 – Corea del Sur)

Parásitos fue imparable en la temporada de premios a principios de 2020. Fue la primera película extranjera en ganar el premio a la mejor película en los Oscar, abriendo de nuevo todo el debate sobre subtitulado vs doblaje.

Parásitos es un drama, suspense y comedia negra que retrata con ojo crítico la lucha de clases sociales en Corea del Sur.

La familia Ki-take está sin trabajo y se ve envuelta en un incidente con la familia rica Parks.

El Clan (2015 – Argentina)

Basada en hechos reales, El Clan sigue a la infame familia argentina Puccio, que en apariencia parece una familia modelo, pero esconde un nefasto secreto: secuestran a personas para torturarlas, pedir rescate y, una vez conseguido el dinero, matarlas.

La familia Puccio y sus crímenes fueron descubiertos en los años 80 y su caso conmocionó a la sociedad argentina.

Drive My Car (2021 – Japón)

Basada en un relato corto de Haruki Murakami, esta película sigue a un director de teatro al que se le asigna la dirección de una producción multilingüe de Tío Vania en Hiroshima, mientras sigue lidiando con la pérdida de su esposa.

Drive My Car ganó el premio a la mejor película de habla no inglesa en los Oscar de 2022.

La peor persona del mundo (Verdens verste menneske – 2021 – Noruega)

Esta película fue nominada a la mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia el mismo año en que ganó Drive My Car.

La historia sigue a Julie, una joven que vive en Oslo y se enfrenta a las pruebas y tribulaciones del amor, las relaciones y la carrera profesional.

Amélie (Le fabuleux destin d’Amélie Poulain – 2001 – Francia)

Amélie puede considerarse un clásico del cine mundial. Fue aclamada por la crítica y un gran éxito en la taquilla mundial.

La historia sigue al personaje titular, una inocente chica parisina, con un fuerte sentido de la justicia y la voluntad de ayudar a los demás.

18 regalos (18 regali – 2020 – Italia)

Basada en una historia real, esta emotiva y dramática historia se centra en Elisa, una mujer que está a punto de dar a luz a su hija y descubre que tiene un cáncer de mama terminal.

En los días que le quedan de vida, reúne 18 regalos para su hija para que, de alguna manera, pueda formar parte de su vida durante los próximos 18 años.

Phoenix (2014 – Alemania)

Ambientada en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, Phoenix sigue a una mujer judía superviviente del Holocausto, que tiene que someterse a una operación de reconstrucción facial debido a una herida de bala, y cuando regresa a Berlín, su marido no la reconoce.

La película ha sido considerada una de las mejores películas extranjeras de la década.

Madres Paralelas (2021 – España)

Escrita y dirigida por el aclamado director español Pedro Almódovar, Madres paralelas sigue a dos mujeres que dieron a luz el mismo día en el mismo hospital y cómo sus vidas se interconectan.

Lunana (2019 – Bután)

Esta hermosa película butanesa sigue a Ugyen, un profesor que pronto será maestro y al que asignan su último destino en la remota aldea de Lunana, en las montañas.

Sin embargo, el verdadero sueño de Ugyen es ir a Australia para convertirse en cantante.

Ida (2013 – Polonia)

Ambientada en los años 60, en la época comunista de Polonia, la historia sigue al personaje titular, que está a punto de convertirse en monja, pero antes de tomar sus votos, se le pide que haga una visita a su tía, su único pariente superviviente en Varsovia.

Allí, Ida descubre que sus padres eran judíos que fueron asesinados en un campo de concentración y, tras quedar huérfana, fue criada por las monjas.

Conclusión

Las películas y programas de televisión extranjeros son una increíble puerta al mundo. Disfrutarlos en su lengua original es la clave para exponerse a otra cultura y otro idioma sin tener que desplazarse.

Actualmente, vivimos en un mundo globalizado con las herramientas necesarias para acceder a cualquier contenido desde cualquier lugar. Así que no tenemos excusas para salir de nuestra zona de confort y atrevernos a experimentar algo nuevo y diferente.

Ver contenidos extranjeros en su lengua original es un viaje de inmersión que enriquece la experiencia de entretenimiento, proporcionándote conocimientos culturales y lingüísticos al alcance de la mano.

No temas perderte en la traducción y amplía tus horizontes viendo películas que están en otra lengua, pero que en el fondo hablan con el lenguaje universal de los sentimientos.

¿Prefieres los subtítulos o el doblaje? Me encantaría conocer tu opinión sobre ver películas en otro idioma, así que déjame un comentario a continuación para que podamos seguir debatiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas